1 de junio de 2016

Métodos para conservar los piñones-araucanos

Las semillas de la Araucaria Araucana, o Pehuén, se llaman piñones y constituyen el alimento básico de los Pehuenches, pueblo originario que habita en la zona cordillerana de los Andes de la VIII y IX región de Chile y son parte de la cultura mapuche. Otro elemento clave para entender el valor del Pehuén es que sus semillas se pueden almacenar.

A fines del verano ya han madurado los piñones, los que se recogen con ambas manos e inmediatamente se procede a desprender el apéndice leñoso. En la época de las primeras nevazones en los bosques de la cordillera (Mayo), las familias Pehuenches bajan al asentamiento permanente, donde se dedican al almacenamiento y conservación de los piñones recolectados.

Los principales objetivos en la conservación serán impedir la deshidratación, la proliferación de hongos, así como el ataque de insectos y roedores.

En cuanto a lo que refiere al almacenamiento y conservación de los piñones, por parte de la gente de la región de La Araucanía, se lleva a cabo de diversas formas. Se describen dos técnicas tradicionales de conservación del piñón para reservar parte de la cosecha para años sucesivos, superando la fuerte irregularidad que presenta la producción del piñón.

1.-DESHIDRATACIÓN al sol o en un horno de suelo, del piñón crudo y pelado que se enhebra formando largos collares (MENKEÑ), los que se cuelgan en el hogar para asegurarles una buena ventilación.
Formas de deshidratación:
-secarlos cerca de una fuente de calor, pero no directo;
-se enhebran pelados en cuelgas como collares y se dejan secar al sol por 1-2 semanas;
-también estos collares se pueden ahumar en el fogón, con lo que los piñones adquieren otro sabor;
-tostarlos un poco en el horno, pelarlos inmediatamente y ponerlos en cuelgas, así podían durar 2 o 3 años en buen estado;
-en un hoyo en el suelo se depositaban piedras calientes y sobre ellas los piñones que se tapaban con una rejilla de cañas cubriéndolas con tierra.

2.-HIDRATACIÓN continua de la semilla, dispuesta en pozones de agua corriente. Los miembros de las comunidades Mapuches realizan pozos, “mejor si están cerca de arroyos”, y es ahí donde entierran los piñones con cáscara para conservarlos por largo tiempo.

Lo tradicional, tal como ya lo vio Mariño de Lavera, es conservarlos en silos (DOLINKO) bajo tierra, cuyo sistema de drenaje permitía conservar tiernos entre 400 y 500 kg de piñones limpios, durante 3 o 4 años.

Este método favorece su fermentación; además de nutrirse de la tierra, los torna más sabrosos mejorando también su hidratación y sus minerales. Al estar remojados por tanto tiempo los piñones se cocinan rápido.

El período de conservación de los piñones con cáscara es muy largo, si éstos se mantienen refrigerados (entre -5 a +2ºC).

Hoy en día en la industrialización se han estudiado diferentes métodos para el pelado de las semillas de piñón, teniendo en cuenta para su selección, el costo de la operación, el tiempo de pelado y la proporción de semillas sin defectos; en todos se propone un ablandamiento y desprendimiento inicial de la testa, seguido de un pelado manual. Se propone como la opción más aceptada el uso de vapor sobrecalentado.

*Los bosques son nuestros mejores aliados para la lucha contra el calentamiento global y además son una importante fuente y almacén de biodiversidad.*

Fuentes:
Google: Culturas de Chile 2989 - Chile
(hace sólo un par de días borraron el interesante contenido de esta página)

Google: “La importancia económica de la semilla de Araucaria araucana para la unidad familiar pehuenche”. Desarrollo Agroforestal. 1996, Ceballos Z, D.L.

“Cotorra comiendo piñones de Araucaria” (0:33)
https://youtu.be/zbWdO_SW0Yo
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada