10 de junio de 2013

Escandalosa venta de piñatas de Araucarias Araucanas en La Araucanía

Las Araucarias Araucanas prácticamente no tienen en la naturaleza ningún enemigo, no lograron destruirlas ni siquiera los Dinosaurios, que vivieron 130 millones de años amenazándolas. Ellas siempre ocuparon casi toda la Tierra, incluso los sitio más altos, así como en los faldeos de los volcanes. Tienen defensas propias para el ataque de las bacterias dañinas y los virus. Su gruesa piel de la corteza del tronco no permite ser alimento de microbios, no pueden llegar al tronco a vivir ni siquiera los pájaros carpinteros, ni otras familias de pájaros destructores. Tiene puntiagudas espinas como terminal de todas sus ramas y de cada una de sus hojas, por lo tanto, no sirve de alimento a ninguna especie de animal herbívoro; todos se pinchan en este cometido, con riesgo de su vida. Ella se defiende bien, se podría decir que es la planta que se defiende mejor en toda la Tierra y desde todos los remotos tiempos, midiéndose en millones de años.

Apenas apareció el hombre con su estupenda razón se convirtió también en amigo de esta planta por sus frutos super energéticos. Llegó un pequeño grupo interesado sólo en lo que da dinero y entonces esta pequeña parte de personas de bajeza moral que llegaron en la época en que para los Pehuenches la Araucaria Araucana era un árbol sagrado, convirtiéndose en los enemigos número dos de las Araucarias. El número uno fue el meteorito de Yucatán y después apareció en Chile este grupo de hombres irracionales, que empezaron a cortar las Araucarias en este país para venderlas como mástiles de los barcos a vela y madera para los puentes, etc., sin importarles que les quitaban el pan a los milenarios pueblos del centro de Chile, o sea, a los araucanos o Pehuenches. Cuando llegaron los invasores españoles se contaban por millones las Araucarias Araucanas en La Araucanía, cubrían la mayor parte de su geografía y dejaron Araucarias sólo en pequeñísimos lugares. Fue necesario defender a la Araucaria Araucana declarándola Monumento Natural en 1976. El ser humano tiene mucho poderío, felizmente su poder lo utiliza siempre en forma positiva defendiendo a la naturaleza, pero hay algunas excepciones de personas que se dejan corromper por problemas de dinero y en esto se lucieron los españoles vendiendo las Araucarias Araucanas.

Lo delicado es que desde hace seis años se han dedicado en Temuco y otras ciudades a negociar,  las PIÑATAS que protegen el crecimiento de los piñones, cometiendo la barbaridad de arrancarlas estando aún verdes para venderlas en las florerías, incluso con un trozo de rama de la planta. Estos inescrupulosos están actuando públicamente, apareciendo con fotografías en los diarios. A partir del 2007 ya aparecen vendiendo a pedazos este árbol sagrado. Sagrado no sólo para el pueblo mapuche, sino también venerado en la actualidad por los defensores de la naturaleza y, en especial en general, por toda la gente culta que sabe que este árbol merece todo nuestro mas profundo respeto. La Araucaria Araucana amparó la aparición de nosotros, los seres humanos, con sus frutos, los piñones, de indescriptibles cualidades, que permitió alimentarse y vivir a los primitivos Pehuenches por cientos de miles de años. Por esta milenaria planta estamos aquí.

Nuestra tarea es cuidar que estos inescrupulosos inhumanos no le ganen a los seres humanos en la lucha por preservar este monumento a la vida, que es la Araucaria Araucana. Un llamado a que se prohiba y se castigue la venta de estas ramas con piñatas de Araucarias Araucanas. Hay que prohibir, no sólo en palabras, sino con severas multas, las acciones de esta gente que anda vendiendo estas piñatas, que llevan en su interior más de cien piñones, ellos hacen su venta usando como  pretexto el ser un adorno floral. Es un increíble aborto dentro del Reino Vegetal. Inescrupulosos aborteros y aborteras vegetales. Si no se toman medidas este tipo de comerciantes van a terminar vendiendo trozos del tronco del árbol, argumentando que eso no está penado. Están haciendo vista gorda muchas autoridades que debieran enfrentar a estas personas que andan vendiendo partes prohibidas de este árbol y, en el fondo, estas autoridades hacen caso omiso a esta necesaria ley de prohibición. Por supuesto que sólo el fruto está permitido cosecharlo para comérselo, o plantarlo. Está prohibido talar a una Araucaria Araucana, pero despedazarla quitándole sus piñatas y parte de sus ramas es también un acto criminal que se debe castigar.

Felizmente las Araucarias Araucanas se defienden solas, pero los peligros que amenazan su real extinción son los que originan las personas de imperdonable gran bajeza moral. Las Araucarias no tienen enemigos naturales, sobrevivieron al meteorito y a los invasores españoles. ¡No dejaremos que las exterminen estos nefastos comerciantes!
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada